Header image
PC27.07.20   hatfield

INVENTORY OF PC-DOCS, THRU 1927

24.02.18 BOURKE
24,03,24 BIRNBAUMER
27.05.19 CHAPPELL
27.06.07 SWANSON
27.06.22 RICHAL
27.07.16 HATFIELD
27.07.20 HATFIELD
27.07.28 HATFIELD
27.08.12 FLOYD
27.08.18 BRUCE
27.09.04 O'SHEA
27.09.05 MCQUADE
27.09.08 CHAPPELL
27.09.20 KENYON
27.09.22 PEARD
27.10.12 O'SHEA
27.10.18 SATTERFIELD
27.11.02 CHAPPELL
27.11.02 GOULD
27.11.06 PEARD
27.11.07 BELLINGER
27.11.10 KEIMLING
27.11.11 BROWN
27.11.12 HARBAUGH
27.11.13 CRUM
27.11.14 DARNELL
27.11.19 WELLS
27.11.20 BELLINGER
27.11.26 KEIMLING
27.12.06 PEARD
27.12.07 BROWN
27.12.11 BROWN
27.12.11 KEIMLING
27.12.11 HARBAUGH
27.12.15 BROWN
27.12.17 CRONMILLER
27.12.18 MARTIN
27.12.19 WELLS
27.12.31 GOULD

27.07.20.   Hatfield, Expanded Report on Ocotal Attack, with Sandino's Plan of Attack

P C - D O C S :      P A T R O L   &   C O M B A T    R E P O R T S
thru 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 +

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

MARINE DETACHMENT, OCOTAL, NICARAGUA
20 JULY, 1927.

From: The Commanding Officer.
To:

The Commanding General, Second Brigade, Managua, Nicaragua.

Via: (1) The Commanding Officer, Third Battalion.
(2) The Commanding Officer, Fifth Regiment
Subject: Attack on Ocotal, July 16, 1927

 

     1.   At 1:15 a.m., 16 July, 1927, an attack on the city of Ocotal was launched by the forces commanded by one Augusto C. Sandino the one time general of the Liberal forces of Nicaragua, but now an outlaw and rebel.

     2.   Disposition had been made for such an attack, and the men, both Marines and Guardia Nacional, had had frequent drills in quickly assuming their battle stations and always slept with arms and ammunition at hand.

     The Officers were standing watch and watch rather than the usual officer of the day duty and all slept fully dressed.

     The sentry on post in front of the barracks, Private Brainard R. Williams saw a suspicious movement in the street just beyond the officers' quarters and went to investigate. As he approached he was fired upon by four men from the street corner one block west of the officers' quarters. He returned the fire, after which he took his battle station.

     All men were dressed and at their assigned stations firing within three minutes from the time the first shot was fired and were receiving fire from all directions, and from well located snipers in addition.

     The outlaws had evidently infiltrated into the town during the early part of the night and expected to effect a complete surprise.

     The street on which our barracks is located was swept by machine gun fire from a position on a hill in prolongation of the street, and it was fire from this gun which wounded Private Garrison.

     The intersecting street between the barracks and the officers' quarters was swept by machine gun fire from a gun located in the Jefe Politico's Office, and also by friendly fire from a machine gun located in the street in front of the barracks of the Guardia Nacional, being fired by Lieutenant Bruce in an effort to silence the enemy gun at the office of the Jefe Politico. It was thru this barrage, aided by rifles, that the officers had to pass to join their organizations.

     The initial attack slacked at about 3:00 a.m., when the bugles sounded their assembly for a re-organization. It was at this time that Sandino arrived from Mosonte and evidently changed the plan of attack. Two automatic rifles and some snipers kept up [ p. 2 ] a desultory firing until the second attack was launched at about 4:00 a.m., and lasted until 8:10 a.m., when a bearer of a flag of truce approached with a message from Sandino and another from Sanchez. Firing was suspended while the truce bearer approached but all men remained at the ready with orders to allow no shifting of enemy troops or change of enemy dispositions while the notes were being read and replied to.

     The notes were to the effect that we had put up a brave fight, that we would have guarantee of immunity, and that we were known to be short of water, an error on his part, for we had enough in government "guarro" tanks to last us two weeks; therefore if we would throw our arms in the street we would not be harmed, but if we did not surrender within sixty minutes, he would fire the town and show us an amount of rifle fire that we had never dreamed of before.

     My reply was that Marines did not know how to surrender and that water or no water we would stick it would until killed or captured [sic], and that firing would be resumed as soon as the flag bearer had turned the nearest corner.

     It was during the second attack that Private Obleski was killed by a sniper from an adjoining wall. This sniper was killed by Sergeant Ollie R. Blackburn with fire from his pistol and was found with four forty-five calibre bullet wounds in his head and neck.

     Heavy rifle and machine gun fire continued until about 10:15 a.m., when two planes from Managua arrived, circled the town, caught our messages and fired bursts of machine gun fire.

     One evidently returned to Managua at about 10:30 a.m., while the other remained until 11:00 a.m., assisting us by machine gun fire.

     Five planes came over at about 2:35 p.m., firing machine guns and dropping bombs until 3:20 p.m., when they returned to Managua.

     The air attack was the deciding factor in our favor, for almost immediately the firing slackened and troops began to withdraw.

     A desultory firing was kept up until about 5:25 p.m., when it ceased, with the exception of some snipers behind a wall in front of the church. These snipers were bluffed into surrendering their arms by Lieutenant Bruce of the Guardia Nacional, who told them that they were entirely surrounded and would be killed, all but one of the seven dropped their arms and gave up, but one tried to run away and was killed by Private Ingram from a doorway in this barracks.

     This was the last of the firing from either side and I took, and sent, patrols out through town to locate snipers and count the visible dead, of which there were more than fifty in the streets alone, to say nothing of those that had died in houses and along the river.
It was too near darkness for me to search the town, but from the number of dead seen, the number of funerals held daily since then and the increased size of the cemetery, I believe there were at least three hundred dead from all causes, in addition to [ p. 3 ] the wounded, which it is impossible to get check or even an estimate on.

     Our total casualties were one dead and one wounded of the Marine Corps, three wounded, one seriously, and four captured of the Guardia Nacional.

     Of the known dead of Sandino's forces Ruffo Marin [Rufo Marín] was the most important, Juan Calendreas [Juan Colindres] next and I have received conflicting reports as to Simon Jiron "Pichingo", some claim to have identified his body and others claim he is still alive.

     Both marines and guardia claim credit for the death of Ruffo Marin but it makes no difference so long as he is dead.
     Sandino's forces, I believe, amounted to about four hundred and were augmented by about one hundred here in town, a fact evidenced by practically every Liberal family in town being in mourning.

     They admit fourteen dead and twenty wounded citizens of the town, so there must be many more that they have said nothing about. However, there have been from three to ten funerals from the church daily since the battle and only the better families have church funerals, the working classes are tied up in a sack and laid in the grave without ceremony.

     All Conservative homes and business places were sacked, and several Conservative personal enemies were killed by the invaders.

     Private Obleski was buried with military honors at 6:45 p.m., July 16, 1927, in rear of our barracks and a cross and fence erected over his grave.

     I have nothing but praise for the officers and men, both Marine Corps and Guardia Nacional, all fought like veterans and the members of the First Company, Guardia Nacional, are worthy to serve side by side with any military organization, any time, any where. The presence of this organization saved us from being in a very serious if not fatal position.

     I have a number of citations for exceptional gallantry under fire for officers and men of both organizations, principally Lieutenant Bruce of the Guardia, Lieutenant Darnall of the Marine Corps and Guardia, Lieutenant Bliesner of the Marine Corps, and several enlisted men of both organizations.

     These citations will be formally listed in another communication.
 
                                                        

C. D. [G. D.] HATFIELD
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

RG127/38/28



Ancillary Document:

A. C. Sandino, Plan de Ataque al Ocotal (EDSN-DOC 27.07.14)

 


PLAN DE ATAQUE AL OCOTAL.

Coronel P. Sánchez H.   Las companías de los Jefes, Coronel Sánchez y Mayor Quezada. 

 

Atacarán:  la primera, a la constabularia y la segunda a los yankees en sus cuarteles. 

 

Coronel Simon Jirón y Capitán Colindres atacarán el campo de aviación y pondrán 5 lbs de dinamita en la máquina de cada uno de los aviones; también cobaran 5 hoyos en el campo, y pondrán 5 lbs de dinamita en cada uno, con cinco pies de guia cada uno y después todo volará por los aires. 

 

General Salgado, se encargara en sacar de las casas particulares a todos los responsables que esten escondidos. 

 

Cada soldado tiene la obligación de sacar 2 rifles equipados; es decir, el de él, y otro más; lo mismo cada companía sacara lo que más pueda de los elementos de guerra. 

 

El ataque será el viernes a la 1 de la mañana para amanecer el sábado. 

 

De Ocotal saldremos a las 6 a.m., y rumbo a San Fernando. 

 

Se prohibe tomar licor, y el que lo haga, yo lo recibiré como un desprecio a nuestra patria.  Rufo [Rufo Marín] se pondrá en tapada en el camino de Honduras.   10 números de la companía de Salgado quedaran en la entrada de Totogalpa a Ocotal. 

 

CÚMPLASE. 

 

/s/  A. C. Sandino

 

 

 

English Translation by Guardia Nacional:  "Plan to Attack Ocotal. ¶ The Companies of Chiefs, Colonel Sanchez and Major Quezada.  ¶  SHALL ATTACK:  The first one to the Constabulary and the second to the YANKEES in their quarters.  ¶  Colonel Simon Jiron and Captain Colindres shall attack the aviation camp and shall put five pounds of dynamite into the machine of each one of the airplanes, shall also dig five holes in the camp, and shall put five pounds of dynamite in each one, with five feet of fuse to each one and then everything will be thrown far up into the air. ¶  General Salgado shall be in charge of dragging out of the houses all of the responsible people who may be hidden. ¶  Each soldier has the obligation of bearing two rifles equipped that is today, his and one more, likewise every company shall carry the greatest possible amount of war implements.  ¶ The attack shall be Friday at one o'clock a.m. with direction to San Fernando.  ¶  It is prohibited to drink liquor and the one who does so, I shall receive it as if it were an outrage to our country.  Rufo shall be hidden in the road to Honduras.  Ten members of Salgado's company will remain at the entrance of Totogalpa to Ocotal.  ¶  Let it be complied.  ¶  /s/   A. C. Sandino

GN copy & translation, no date indicated, RG127/43A/6


En Español

DESTACAMENTO MARINO, Ocotal, NICARAGUA
20 DE JULIO DE 1927.

De: El oficial al mando.
A:

El Comandante General de la Segunda Brigada, Managua, Nicaragua.

Vía: (1) El oficial al mando, Tercer Batallón.
(2) El oficial al mando, Quinto Regimiento.
Sujeto: Ataque en Ocotal, 16 de julio 1927

 

     1. A la 1:15 am, el 16 de julio de 1927, un ataque a la ciudad de Ocotal fue lanzado por las fuerzas comandadas por un Augusto C. Sandino, un General de las fuerzas liberales de Nicaragua anteriormente, pero ahora un proscrito y rebelde.

    2. Disposición había sido hecha para este tipo de ataque, y los hombres, tanto en los Marines y Guardia Nacional, habían tenido simulacros frecuentes en asumir rápidamente sus puestos de combate y siempre dormía con armas y municiones a la mano.

    Los oficiales estaban montando guardia en lugar del oficial habitual del turno diurno y todos dormimos completamente vestidos.

    El centinela de guardia delante de los cuarteles, soldado Brainard R. Williams vio un movimiento sospechoso en la calle justo más allá de los cuarteles de oficiales y fue a investigar. Mientras que se acercaba, él fue atacado a balazos por cuatro hombres de la esquina de la calle a una cuadra al oeste de la zona de oficiales. Volvió el fuego, después de lo cual él tomó su puesto de combate.

    Todos los hombres estaban vestidos y en sus puestos designados disparando a los tres minutos desde el momento en que el primer tiro fue disparado y estaban recibiendo fuego desde todas las direcciones, y desde bien ubicados francotiradores además.

    Evidentemente los bandidos se habían infiltrado en la ciudad durante la primera parte de la noche y esperaban llevar a cabo una completa sorpresa.

    La calle en que nuestros cuarteles se encuentra fue barrido por el fuego de ametralladora desde una posición en una colina en la prolongación de la calle, y fue el fuego de esta arma que hirió el soldado Garrison.

    La calle intersectando entre los cuarteles y cuartos de los oficiales fue barrido por fuego ametralladora desde una arma situada en la oficina del jefe político, y también por el fuego amistoso de una ametralladora situada en la calle frente a los cuarteles de la Guardia Nacional, disparado por el teniente Bruce en un esfuerzo para silenciar la artillería enemiga en la oficina del jefe político. Fue a través de este bombardeo, con la ayuda de fusiles, que los oficiales tenían que pasar para unirse a sus organizaciones.

    El ataque inicial amainó alrededor de las 03:00h, cuando los clarines sonaron su montaje para una re-organización. Fue en este momento que Sandino llegó de Mosonte y evidentemente cambió el plan de ataque. Dos fusiles automáticos y algunos francotiradores mantenían [p. 2] un fuego improvisado hasta que el segundo ataque se inició a las 04.00h y duró hasta las 08:10h, cuando un portador de una bandera blanca se acercó con un mensaje de Sandino y otro de Sánchez. Fuego se suspendió mientras el portador tregua se acercó, sin embargo todos los hombres se mantuvieron en la lista con ordenes de no permitir el desplazamiento de las tropas enemigas o el cambio de las disposiciones del enemigo mientras que las notas fueron leídas y respondidas.

    Las notas eran en el sentido de que habíamos puesto una lucha valiente, que tendríamos garantía de inmunidad, y que se nos conocía de tener la escasez de agua - un error de su parte, ya que teníamos suficiente en los tanques de "guarro" del gobierno para durarnos dos semanas; Por lo tanto, si tiramos nuestras armas en la calle no estaríamos perjudicados, pero si no nos rendimos dentro de los sesenta minutos, él dispararía la ciudad y mostrarnos una cantidad de disparos de rifle que nunca habíamos soñado antes.

    Mi respuesta fue que los marines no saben cómo rendirse, y que agua o no agua, aguantaríamos hasta la muerte o ser capturados [sic] y que los disparos se reanudarán tan pronto como el portador de la bandera había doblado la esquina más cercana.

    Fue durante el segundo ataque que soldado Obleski fue asesinado por un francotirador desde una pared contigua. Este francotirador fue asesinado por el sargento Ollie R. Blackburn con el fuego de su pistola y se lo encontró con cuatro heridas de bala de calibre cuarenta y cinco en la cabeza y el cuello.

    Fuego pesado de fusile y ametralladora continuó hasta alrededor de las 10:15h, cuando dos aviones de Managua llegaron, sobrevolaron alrededor de la ciudad, captaron nuestros mensajes y dispararon ráfagas de fuego de ametralladora.

    Uno, evidentemente, regresó a Managua alrededor de las 10:30h, mientras que el otro permaneció hasta las 11:00h, ayudándonos por fuego de ametralladora.

    Cinco aviones sobrevolaron alrededor de las 14:35h, disparando ametralladoras y lanzando bombas hasta las 15:20h, cuando regresaron a Managua.

    El ataque aéreo fue el factor decisivo en nuestro favor, ya que casi de inmediato el disparo se aflojó y las tropas comenzaron a retirarse.

    Un disparo inconexa se mantuvo hasta alrededor de las 17:25h, cuando terminó, con la excepción de algunos francotiradores detrás de una pared en frente de la iglesia. Estos francotiradores fueron engañado en la rendición de sus armas por el teniente Bruce de la Guardia Nacional, quien les dijo que estaban totalmente rodeados y serían asesinados, todos menos uno de los siete dejaron caer sus armas y se rindieron, pero uno trató de huir y fue asesinado por soldado Ingram desde una puerta en este cuartel.

    Este fue el último de los disparos desde uno u otro lado y yo llevé y mandé patrullas a cabo a través de la ciudad para localizar francotiradores y contar los muertos visibles, de los cuales había más de cincuenta en las calles solas, por no hablar de los que habían muerto en las casas y a lo largo del río.

    Estaba demasiado cerca de oscuridad para buscar en la ciudad, pero según el número de muertos visto, el número de funerales celebrados los días desde entonces y el aumento de tamaño del cementerio, creo que había por lo menos trescientos muertos por todas las causas, en además de [p. 3] los heridos, de los cuales es imposible conseguir un cheque o incluso una estimación.

    Nuestras bajas totales fueron un muerto y un herido de la Infantería de Marina, tres heridos, uno de gravedad, y cuatro de la Guardia Nacional capturados.

    De los muertos conocidos de las fuerzas de Sandino Ruffo Marin [Rufo Marín] fue el más importante, Juan Calendreas [Juan Colindres] el siguiente y he recibido informes contradictorios en cuanto a Simon Jiron "Pichingo", algunos afirman de haber identificado su cuerpo y otros afirman que sigue vivo.

    Tanto los marines y el guardia reclaman el crédito por la muerte de Ruffo Marin pero no hace ninguna diferencia, siempre y cuando él está muerto.

    Las fuerzas de Sandino, creo, ascendieron a cerca de cuatrocientos y fueron aumentados por cerca de ciento aquí en la ciudad, un hecho evidenciado por prácticamente cada familia liberal en la ciudad en duelo.

    Ellos admiten catorce muertos y veinte ciudadanos de la ciudad heridos, así que debe haber muchos más, de los cuales no han dicho nada. Sin embargo, han sido de tres a diez funerales de la iglesia todos los días desde la batalla y sólo las mejores familias tienen los funerales de la iglesia, las clases trabajadoras están atado en un saco y puesto en el sepulcro sin ceremonia.

    Todas las viviendas Conservadores y lugares de negocios fueron saqueados, y varios enemigos conservadores personales fueron asesinados por los invasores.

    Raso Obleski fue enterrado con honores militares a las 18:45h, el 16 de julio de 1927, en la parte trasera de nuestros cuarteles y una cruz y valla erigida sobre su tumba.

    No tengo nada más que elogios para los oficiales y hombres, tanto del Cuerpo de Marines y la Guardia Nacional, todos lucharon como los veteranos y los miembros de la Primera Compañía, Guardia Nacional, son dignos de servir al lado de cualquier organización militar, a cualquier hora, en cualquier lugar . La presencia de esta organización nos salvó de estar en una posición muy grave, si no fatal.

     Tengo un número de citas para la galantería excepcional bajo fuego por los oficiales y soldados de ambas organizaciones, principalmente teniente Bruce de la Guardia, el teniente Darnall de la Infantería de Marina y Guardia, teniente Bliesner de la Infantería de Marina, y varios hombres alistados de ambas organizaciones.
Estas citas serán listados formalmente en otra comunicación.


    C. D. [G. D.] HATFIELD.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Gracias a Sra. Linda Pudder por su traducción de este informe.  RG127/38/28.

Summary & Notes:

   Revised & expanded version of Capt. Hatfield's original report  (previous page).
   Descriptions of how the battle unfolded in the town and among townsfolk.
   EDSN sacking of Conservative homes and businesses.
   Many Liberal deaths.
   Different burial protocols for different social classes.

   Appended at the end: Sandino's orders to attack the town (English and Spanish), issued 2 days before the assault; also in EDSN-Docs.


Resumen y Notas:

   Versión revisada y ampliada del informe original del capitán Hatfield (pÁgINA ANTERIOR).
   Las descripciones de cómo la batalla se desarrolló en la ciudad y entre gente de la ciudad.
   EDSN saqueo de hogares y negocios conservadores.
   Muchos muertes liberales.
   Los diferentes protocolos de entierro para las diferentes clases sociales.
   Como apéndice al final:  las órdenes de Sandino para atacar la ciudad (Inglés y Español), expedida 2 días antes del asalto; también en EDSN-Docs.

P C - D O C S :      P A T R O L   &   C O M B A T    R E P O R T S
thru 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 +

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12


TOP OF PAGE