Header image
PC27.07.28   hatfield

INVENTORY OF PC-DOCS, THRU 1927

24.02.18 BOURKE
24,03,24 BIRNBAUMER
27.05.19 CHAPPELL
27.06.07 SWANSON
27.06.22 RICHAL
27.07.16 HATFIELD
27.07.20 HATFIELD
27.07.28 HATFIELD
27.08.12 FLOYD
27.08.18 BRUCE
27.09.04 O'SHEA
27.09.05 MCQUADE
27.09.08 CHAPPELL
27.09.20 KENYON
27.09.22 PEARD
27.10.12 O'SHEA
27.10.18 SATTERFIELD
27.11.02 CHAPPELL
27.11.02 GOULD
27.11.06 PEARD
27.11.07 BELLINGER
27.11.10 KEIMLING
27.11.11 BROWN
27.11.12 HARBAUGH
27.11.13 CRUM
27.11.14 DARNELL
27.11.19 WELLS
27.11.20 BELLINGER
27.11.26 KEIMLING
27.12.06 PEARD
27.12.07 BROWN
27.12.11 BROWN
27.12.11 KEIMLING
27.12.11 HARBAUGH
27.12.15 BROWN
27.12.17 CRONMILLER
27.12.18 MARTIN
27.12.19 WELLS
27.12.31 GOULD

27.07.28.   Hatfield, Report on Dead & Wounded in Ocotal, with ancillary newspaper reports

P C - D O C S :      P A T R O L   &   C O M B A T    R E P O R T S
thru 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 +

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

MARINE DETACHMENT, OCOTAL, NICARAGUA
28 July, 1927.

From:

The Commanding Officer 

To: 

The Commanding Officer, Fifth Regiment, Campo de Marte, Managua, Nicaragua

Subject 

Report on dead and wounded as a result of the Battle of Ocotal, 16 July, 1927.

Reference: 

(a) Your telegram, No. 2627-1625 

1.      As can be readily seen an estimate can not be correct or even approximately correct under conditions prevailing here after the battle. It was nearly dark and I had too few men to dare send any outside the town limits to make a count.
 
2.      Fifty were counted here in town by me, twenty-five were reported to have died in houses later, three bull cart loads and ten mule loads were reported to have been dumped in a ravine a few miles out of town and the various burying parties sent out by the Jefe Politico reported a hundred or more found along the river. Therefore, I estimated about three hundred dead and believe that figure is as nearly correct as can be ascertained.
 
3.      No estimate can be made as to the number of wounded, for they can conceal themselves, or be concealed, or can conceal their wounds.
 
4.      There were ten non-combatants killed during the action and three wounded. One of those killed was Senator Paguaga and is the only civilian death our forces are responsible for, the others were killed by Sandino's men, principally Ruffo Marín, to settle private grudges. I do not know how the three women were wounded, but all their wounds were in an arm or shoulder, and I believe were received while attempting to drag dead men out of sight.
 
- - - - - -  - - - G. D. HATFIELD - - - - - - -

RG127/38/28.

 

 

 

Ancillary Documents:  Newspaper Reports  ||  Informes Auxiliares: Cuentas de Periódicos

 


 

 1.  La Noticia (Managua), 19, 28, 29 July 1927   (from handwritten notes taken in the Library of Congress in the days before digital cameras)

 

Story of July 19:  According to Liberal Jefe Político Arnoldo Ramírez Abuanza:  "En todos los caminos que salen de El Ocotal se ven centenares de zopilotes que indican claramente que están devorando las multitudes de cadáveres que quedaron durante la derrota.  En un potrero a la orilla de la ciudad se hallaron 19 muertos."  [Translation:  "On all the roads that leave Ocotal one sees hundreds of vultures that show clearly that they are devouring the multitude of cadavers that were left behind after the defeat.  In one pasture at the edge of the city were found 19 dead."]

 

Verbonico Vaquedano was in the battle; Honduran.

 

Wounded by the attackers:  Adán Palma, Teodoro Salcedo.

 

Killed by the attackers:  Luis Aguirre - also his cantina sacked [Aguirre was a Chamorrista commandante in Ocotal].  Also killed:  Manuel Elizondo, Adán Alvarez, Geraldo Ríos.

 

Saved by Jefe Político Arnoldo Ramírez:  Luis Paguaga, Emilio Paguaga, and Salvador Paguaga.

 

Story of July 28:  The house of Luis Peña was attacked first by the the Sandinistas.  Alberto Zamora, the Administrador de Rentas in Ocotal, stayed inside the Marine garrison during the battle.

 

Story of July 29:  Jefe Político Arnoldo Ramírez quoted as follows:  "Rufo Marín, muchacho joven nacido de familia honrada del Jícaro, que engrosó las filas de Sandino, porque a su buena y anciana madre la flageló Luz Aguirre, siendo éste Agente de Policía del Jícaro en tiempos de Gral. Chamorro.  Marín entró al Ocotal, como una fiera, buscó por todas partes Luz Aguirre, y cuando lo encontró lo acribilló a balazos en su misma casa, quedando así según Marín, consumada la venganza.  Tal caso ocurrió también con Manuel Elizondo quien en tiempos pasados actuó como comandante de hacienda en Nueva Segovia -- habiendo guindado en Somoto a un pobre hombre quien le fué encontrado un contrabando . . . Vino a Ocotal la noche fatídica del 16 y encuentra a Elizondo y lo última a balazos y queda satisfecho, y la venganza consumada."


2.  Diario Moderno (Managua), 12 August 1927 -- "Interesante Relato Sobre la Vida que se Pasa en N. Segovia y los Sucesos en Ocotal" 

"Héctor Darío Zúniga en Nuestra Redacción  ¶  En nuestra oficina recibimos la agradable sorpresa de ser visitados por nuestro amigo don Héctor Daria Zúniga, secretario que fue del Jefe Político de Nueva Segovia, don Arnoldo Ramírez Abaunza.  ¶  Gozando de algunos días de permiso, vino antier de El Ocotal.  ¶  Matanza y saqueo  ¶  Refiriéndose al ataque que las tropas de Sandino hicieron a Ocotal, nos relató lo siguiente:  ¶  —A la una de la mañana se abrió el fuego en las rondas de la población.  Doscientos hombres se dedicaron al ataque y otros doscientos al saqueo y violación de señoras y señoritas de la sociedad.  ¶  Dentro de sus casas asesinaron a los conservadores indefensos.  ¶  Cuando fueron capturados  ¶  El Jefe Político Ramírez Abaunza y su secretario Zúniga, se encontraban durmiendo en el local de la Jefatura.  Ramírez Abaunza se tiró la tapia de la casa, en ropas menores, seguido de Héctor Darío, y se refugiaron en casa de la señora Ana v. de Paguaga.  ¶  Los sandinistas los vieron en momentos que saltaban la tapia y salieron en su persecución, rompiendo el zaguán de la casa.  En el aposento fueron capturados por un grupo de foragidos encabezados por el coronel Rufos Marín.  ¶  En poder de Rufos Marín  ¶  Marín, que era un muchacho simpático y bien educado, como de treinticiento años de edad, brazo derecho de Sandino, quiso fusilar a Héctor Darío, creyendo que era caitudo.  La intervención del jefe político Ramírez Abaunza le evitó este fatal desenlace, y quedó acompañando a la señora v. de Paguaga.  ¶  Cuando Marín se retiró, se llevó capturado a Ramírez Abaunza, para protegerlo y enseguida lo puso en libertad, dejándolo en casa de don Ignacio Calderón.  ¶  El heroismo de Hatfield  ¶  La defensa de la plaza estuvo a cargo del capitan G. D. Hatfield, jefe de destacamento de marinos norteamericanos.  Se portó heróico y ni un solo momento flaqueó ante el enemigo.  Mr. Hatfield es un hombre caballeroso, muy bien educado, que goza de muchas simpatias y general estimación.  ¶  No es verdad que Héctor Darío ni el jefe político Ramírez Abaunza hayan estado presos ni un solo momento por los marinos norteamericanos, como mal intencionadamente lo dijo Alejandro Frixione.  No es cierto tampoco que los liberales de Ocotal lo hayan obsequiado con un almuerzo, como lo dijo el mismo Frixione, nos manifesto Héctor Darío.  ¶  Triste tarea de los conservadores  ¶  Los conservadores de Ocotal, o mejor dicho los caitudos, se han dedicado a la ingrata tarea de calumniar a los liberales, denunciándolos como sandinistas, aunque nada hayan tenido que ver con Sandino.  Los calumnian ante los marinos, y éstos, creyendo que se les dice verdad, los ponen presos.  Cuando Héctor Darío salió de Ocotal, quedaban en la cárcel por esas falsedades, los señores Ignacio Calderón, Francisco Maradiaga y Paco Salcedo.  El señor Calderón es un honrado comerciante y padre de familia que hace bienes a liberales y conservadores, es completamente honorable y es injusto lo que con él se está haciendo.  ¶  Los muertos y heridos  ¶  —Yo constaté personalmente—nos dice Héctor Darío—que en el ataque a Ocotal, Sandino tuvo veintiseis muertos, cuyos cadáveres recogí personalmente.  Los heridos fueron muchos y están siendo curados por los marinos norteamericanos.  ¶    ¶  Rufos Marín dió muerte personalmente a Luz Aguirre, esbirro emilianista que le había quemado las manos a su madre.  Fue una venganza personal.  ¶  Antes de morir, Aguirre le dijo a Rufos. ¶ —Solo un gusto te pido: que me mates en el suelo, y se acostó.  ¶  Con un rifle, Rufos le disparó un balazo, que le penetró a un lado de la frente y le salió junto a la oreja derecha, deshaciéndosela por completo.  ¶  Fin de Rufos Marín  ¶  Más tarde Rufos murió en la calle, frente a la esquina de los Paguagas, con un balazo en el estómago que le fue disparado por un guardia nacional.  Era un hombre temerario, que con su revólver en la mano y haciendo disparos llegó hasta el frente del cuartel de los marinos y dejó clavada una bandera rojo y negro, que tenía pintada una calavera.  ¶  Calumnian al Jefe Político  ¶  Han hecho creer los conservadores al jefe de los marinos norteamericanos en Ocotal, que el jefe político Ramírez Abaunza fue el que redactó la nota que envió.  Sandino, intimando la rendición de la plaza, lo que es absolutamente falso; pues esa nota al mandó Sandino cuando éste se encontraba en El Divisadero, cerca de aquella población.  ¶  Lo peor del caso es que el jefe de los marinos esta creyendo esta impostura cachureca.  ¶  Héctor Darío en Somoto  ¶  En su viaje a esta capital, Héctor Darío pasó por Somoto.  Mil varas antes de llegar a esta población le dijeron que los sandinistas estaban en Somoto y efectivamente allí encontró al general Carlos Salgado, con cuatrocientos hombres bien equipados.  ¶  El general Salgado, al saber que Héctor Darío estaba en Somoto, la mandó decir que si podía visitarlo, a lo que accedió Héctor Darío.  ¶  Quieren atacar Ocotal  ¶  En su visita, Salgado le preguntó si con la gente que tenía podía atacar con éxito la plaza de Ocotal.  ¶  Héctor Darío le aconsejó que no se expusiera a un fracaso, como el que sufrió Sandino, pues si éste fue rechazado y deshecho por los marinos norteamericanos, ahora les iría peor a los rebeldes porque los marinos están mejor preparados con más parque, cañones y lanza-bombas que les llegaron por aeroplanos.  Por último, le dijo que lo mejor que podía hacer era deponer las armas para que la paz se restableciera en el Setentrión.  ¶  Dice que tiene rodeando a los marinos  ¶  El general Salgado desistió de atacar Ocotal y dispusó unirse con Sandino, que según parece iba con rumbo al cerro El Chipote.  ¶  Salgado le mostró a Héctor Darío una carta de Sandino, más o menos concebida en estos términos:  'El Salitre, 2 de agosto. — General Salgado—Somoto—Salga con su gente, que tengo rodeados a los americanos.—A. C. SANDINO' "


En Español

DESTACAMENTO MARINO, Ocotal, NICARAGUA
28 de Julio de 1927.

De:

El oficial al mando

A: 

El oficial al mando, Quinto Regimiento, Campo de Marte, Managua, Nicaragua

Sujeto: 

Informe sobre muertos y heridos como consecuencia de la Batalla de Ocotal, 16 de Julio, 1927.

Referencia: 

(a) Su telegrama, Núm. 2627-1625. 

1.      Como se puede ver fácilmente una estimación no puede ser correcta o incluso aproximadamente correcta en función de las condiciones prevalecientes aquí después de la batalla. Era casi a oscuras y yo tuve muy pocos hombres que se atreve a enviar cualquier fuera de los límites de la ciudad para hacer un recuento.

2.      Yo conté cincuenta aquí en la ciudad, veinticinco de ellos se reportaron de haber muerto en las casas más tarde, tres cargas de carreta tirado por bueyes y diez cargas llevado en mula se reportaron de haber vertido en un barranco a unos cuantos kilómetros de la ciudad y los varios grupos para enterrar enviado por el Jefe Político han informado de un centenar o más encontrado a lo largo del río. Por lo tanto, calculo cerca de trescientos muertos y creo que la figura es casi tan correcta como puede comprobarse.

3.      No es posible hacer estimaciones en cuanto al número de heridos, ya que ellos pueden ocultarse a sí mismos o estar oculto, o pueden ocultar sus heridas.

4.      Hubo diez de los no combatientes matados durante la acción y tres heridos. Uno de los matados fue el Senador Paguaga y es la única muerte civil de lo cual nuestras fuerzas son responsables, y los demás fueron asesinados por los hombres de Sandino, principalmente Rufo Marín, para resolver rencores privados. No sé cómo las tres mujeres resultaron heridas, pero todas sus heridas están en un brazo o en el hombro, y creo que fueron recibidos al intentar arrastrar los muertos fuera de la vista.

- - - - - - - - - G. D. HATFIELD - - - - - - -

Gracias a Sra. Linda Pudder por su traducción de este informe.  RG127/38/28

Summary & Notes:

   Additional details on dead & wounded from battle of Ocotal.
   Accidental killing of Senator Paguaga by Marines, or a member of the Guardia Nacional, according to Diario Moderno.
  9 civilians killed by EDSN "to settle private grudges" -- so this was not just an attack on the Marine barracks in Ocotal, or a purely anti-imperialist assault, but also entwined with local political conflicts stemming from the 1926-27 Civil War and before.  The newspaper stories offer a fascinating glimpse into these local dynamics of politics and the stew of personal conflicts & acts of vengeance & score-settling that also shaped the battle's origins & events.
   Cartloads & mule-loads of corpses dumped in ravine outside of town.
   Women wounded during battle trying to drag dead (and presumably wounded) men off the streets.

   For further information & insight into some of these individuals & the contexts of these events, see also the page on the Segovian Borderlands, 1919-1926, and the long letter from Sandino to Arnoldo Ramírez Abaunza, written a month earlier in a failed attempt to get the Liberal politico to join his rebellion against the US intervention:  EDSN-DOC 27.06.17 The IES-Docs also have much to say on the subject.

   Photo above: Sandinista flag captured in the battle of Ocotal; US National Archives. 


Resumen y Notas:

   Detalles adicionales sobre los muertos y heridos de la batalla de Ocotal.
   Muerte accidental del Senador Paguaga por Marinos, o un miembro de la Guardia Nacional, según Diario Moderno.
   9 civiles matados por EDSN "para resolver rencores privados" -- entonces esto no sólo fue un ataque a los cuarteles de la Infantería de Marina en Ocotal, o un ataque puramente antiimperialista, sino que también entrelazada con conflictos políticos locales derivadas de la Guerra Civil 1926-27 y antes.  Las historias del periódico ofrecen un fascinante vistazo a estas dinámicas locales de la política y el guiso de los conflictos personales y los actos de venganza y revancha que condicionaron también los orígenes y eventos de la batalla.
   Cargas de cadáveres llevadas por mula y carreta de buey y arrojados a una quebrada a las afueras de la ciudad.
   Las mujeres resultaron heridos durante la batalla tratando de arrastrar los hombres muertos (y presumiblemente heridos) de la calle.
   Para obtener más información y conocer algunas de estas personas y los contextos de estos eventos, vea también la página de la Segovian Borderlands, 1919-1926, y la larga carta de Sandino a Arnoldo Ramírez Abaunza, escrito un mes antes, en un intento fallido de obtener el Liberal político a unirse a su rebelión contra la intervención norteamericana: EDSN-DOC 27.06.17.   Los IES-Docs también tienen mucho que decir sobre el tema.

   Foto arriba:  la bandera Sandinista capturada en la batalla de Ocotal; Archivos Nacionales EE.UU.

P C - D O C S :      P A T R O L   &   C O M B A T    R E P O R T
thru 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 +

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12



TOP OF PAGE