Header image
EDSN 27.05.24C
Sandino al jefe del destacamento de marinos en jinotega, 24 May 1927

EDSN-DOCS THRU 1927

. . .

27.05.19 SANDINO PV

27.05.22 GARCÍA

27.05.23 SANDINO PV

27.05.24A SANDINO PV

27.05.24B SANDINO PV

27.05.24C SANDINO

27.06.05 WEBSTER

27.06.07 SANDINO

27.06.08 ARDÓN

27.06.14 SANDINO PV

27.06.17 SANDINO

27.06.18 SANDINO PV

27.06.20 SANDINO

27.06.22A ESTRADA

27.06.22B ESTRADA

27.06.25A SANDINO PV

27.06.25B SANDINO-HAT

27.06.26 SANDINO

27.06.28 ACUÑA

27.06.29 SANDINO-HAT

. . .

EDSN 27.05.24C    •    Sandino al Jefe del Destacamento de Marinos en Jinotega

E D S N - D O C S
thru 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 +

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

Yalí, 24 de mayo de 1927.

Jefe del Destacamento de Marinos en Jinotega.

Jinotega, Nicaragua.

Considerando que las bases propuestas y aceptadas por el General José María Moncada no garantizan la paz y la tranquilidad del país bajo la presidencia de Don Adolfo Díaz, contando, como en realidad cuenta, con una mayoría elegida por él mismo en el Congreso, Senado y Corte Suprema y que con el tiempo daría ocasión a nuevos vejámenes para el Partido Liberal y nueva guerra civil; teniendo en cuenta el anhelo de Paz que a todos ánima, para que ésta sea eficaz y duradera, proponemos como condición indispensable la abstención de los dos partidos de toda injerencia en los asuntos de la República, mientras no hayan elecciones libres. Por tanto, si Estados Unidos con buena fe ha intervenido en el país, proponemos como condición sine qua non para deponer nuestras armas, que asuma el poder un gobernador militar de los Estados Unidos, mientras se realicen las elecciones presidenciales, supervigiladas por ellos mismos.

Al ser aceptada esta proposición nos permitimos manifestar que ni mis soldados aceptamos dinero alguno por la entrega de nuestras armas.
De Ud. Afmo. S.S.

Augusto C. Sandino
Jefe de los Montañeses.

Summary & Notes:

    Source: PV1-112-13.  (Sergio Ramírez, comp. & ed., Augusto C. Sandino, el pensamiento vivo (Managua: Nueva Nicaragua, 1984), v. 1, 112-13).

    Note by Sergio Ramírez accompanying the document:  "Inmediatamente después de la claudicación de José María Moncada en Tipitapa, el 4 de mayo de 1927, las ánimas comenzarán a enfriarse entre los hombres que componían la Columna Segoviana o Fuerza Expedicionaria de la Nueva Segovia, recomendaban general Sandino. “Cada minuto que pasaba -- afirma éste -- se hacía más difícil contener aquella ola de desertores y claudicantes” [en “Orígenes de nuestra resistencia armada, inicia el 4 de mayo de 1927, Contra la invasión yanqui en nuestra república”, El Chipotón, Nicaragua, 10 de abril 1929. Ver el anexo al tomo II de esta obra.] Para el 21 de mayo de 1927, la columna de ochocientos hombres que había bajado de la Segovia hacía los llanos de Boaco, se había reducido a veintinueve; tres días más tarde, en Yalí, departamento de Jinotega, sólo veintiún valientes acompañaban al general Sandino.

     El 23 de mayo, su padre, Gregorio Sandino, arriba a Yalí y trata de convencer a su hijo para que deponga las armas y así se lo haga saber a Moncada por escrito. “Los veintiún hombres que me quedaban -- afirma Sandino -- tenían opiniones diferentes. Unos creían que era conveniente que […] contestara por escrito. Los otros se mostraron indiferentes a toda resolución […] estos últimos, por ser indiferencia, me inspiraban menos confianza de su fidelidad y creí que era bueno atender a los que se interesaban por el asunto”. [Ut supra.] Al día siguiente Sandino accede a la propuesta de su padre e instruye a José Moral, un antiguo sacerdote católico radicado en Yalí y dedicado a las tareas agrícolas, para que redacte una carta dirigida al jefe del destacamento de marinos en Jinotega; los términos de dicha comunicación, de hecho preparada por Moral y don Gregorio, están contenidos en el documento que da pie a esta nota aclaratoria.

     Convencido de la hipocresía de los yanquis y de la “macabra política que han desarrollado en Nicaragua…”, Sandino firma la carta sabiendo que, si por una parte los hombres que todavía le seguían se sentirían con “un ánimo más despejado…” y continuarían bajo sus órdenes, por otra, su contenido daría oportunidad para que sus amigos políticos lanzaran, como en efecto lo hicieron [11, pp. 36-38], una campaña de calumnias y desprestigio en su contra, presentándolo como un oportunista vendepatria. No obstante, y a pesar de este riesgo, Sandino asume la responsabilidad, consciente de que “era necesario sacrificar algo por salvar el honor nacional […]; con esa nota – afirma – sacrifiqué mis propios sentimientos, y en aquella época, como hoy [1929], estoy dispuesto a agregarle al sacrificio de mis sentimientos, el de mis energías y el de mi propia vida, sin importar de la baba que los menguados, cobardes y pusilánimes quieran derramar sobre mi nombre.” [Ut supra.]
Este gesto del general Sandino, riesgos en extremo, tuvo sin embargo su compensación. A inicios de septiembre del mismo año, organiza oficialmente el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua, con ochocientos hombres armados, divididos en infantería y caballería. Para el período 1931-1932, este ejército llega a estar compuesto por unos seis mil combatientes, organizados en ocho columnas que controlaban casi dos tercios del territorio nacional.

     Los temores de Sandino sobre la tergiversación que se haría de sus sentimientos hace suscribir dicha nota, tal y como ya hemos dejado apuntado antes, no fueron vanos, y al igual que sus enemigos de ayer, los menguados de hoy pretenden derramar nuevamente baba sobre su nombre. El 2 de febrero de 1984, casi tres semanas antes de conmemorarse el cincuenta aniversario de su asesinato, el diario La Prensa [Managua, No 16 924, p. 2 col. 1], publica un comentario de la redacción en el que, ignorando el contexto en que esta misma carta fue escrita, reproduce el texto íntegro, tomado del libro apócrifo de Anastasio Somoza García, con una introducción en la que tratan de justificar sus posiciones prointervencionistas al reclamar supervigilancia norteamericana en las elecciones que se realizarán próximamente en Nicaragua. La respuesta del general Sandino a las columnias lanzadas en el pasado tiene vigencia en la presente, cuando afirma que en esa nota “se han detenido con la lengua de fuera y babeante, los ojos encendidos como un par de reces rabiosas, incapaces de comprender ni apreciar el soplo divino que ilumina el cerebro de los hombres que aceptan el sacrificio de su vida en los momentos culminantes, para salvar del oprobio aun a las mismas reces que se dejan marcar y que todo quieren babearlo y a ajarlo con sus cascos sucios y asquerosos, herrados con el oro que el amo les ha puesto para que con sus servicios reporten más ventajas a las cajas fuertes de los banqueros de Wall Street."

    xxx

    xxx

E D S N - D O C S
thru 1927 1928 1929 1930 1931 1932 1933 +

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12